Yo te digo que Misión Posible, y ¿tú? Si tu respuesta es que lo crees posible, aquí te presento 3 pasos para lograrlo:

  1. Querer y estar decidido para hacerlo

Eres el dueño y jefe de tu vida, siempre que inicies una meta mi recomendación es preguntarte el por qué. Una vez que tengas la respuesta, acto seguido viene el querer hacerlo. Si realmente estas dispuesto a pagar el precio para lograrlo, esto te genera un compromiso contigo mismo, todo comienza en ti y no en lo externo.

Por ejemplo, si quieres bajar de peso, tienes que preguntarte cuáles son los pasos a seguir y cómo hacer para lograrlo, empezar con plan de dieta, estar consciente de lo que comes y no engañarte de que hoy estas de fiesta y haces trampa. Tienes que hacer ejercicios, entre otras cosas.

Siempre culpas a los demás cuando las cosas no van bien, esto es muy fácil, cuando culpas a alguien o algo le estas entregando tú poder. Puede ser que tu situación actual no sea la más idónea pero tú tienes la responsabilidad de crear tu propia vida.

  1. Observa tus conversaciones internas

Como siempre digo andamos en piloto automático. Tu inconsciente dirige todo a lo que tu vida se refiere. Crea una relación eficaz con tu mente que te permita lograr el resultado que quieres.

En otras palabras que seas más consciente de lo que tú yo interior te dice a cada rato y a esas recriminaciones o quejas dale las gracias, ¿qué quieres lograr? atraes lo que eres no lo que realmente quieres.

No te castigues diciéndote que tienes que estar perfecto, que tienes que ser más duro, que todo tiene que ser de determinada manera, porque así es la vida. Todas estas cosas que te dices es un zumbido mental.

No te quedes agarrado a esos pensamientos, según lo que tu mente se imagine va a crear la respuesta a la situación. Cuando dejas de tener presente ese zumbido mental, tu vida estará alineada, ahí empezarás a tener una mejor disposición para experimentar y no esa continua lucha interna por saber quién eres.

3.  Enfoque, práctica y perseverancia

Lo importante aquí es que no pierdas tu horizonte, que te fijes día, mes y año. Salir de tu zona cómoda y que empieces desde adentro y no por lo externo.

Tienes que planificar tus cosas, no busques excusas y cualquiera que sea tu meta, aprende, infórmate y llévalo a la práctica. Para alcanzar el éxito sin importar las metas, tienes que ser constante, disciplinado y serio ante tus acciones.

Acuérdate que estás haciendo un compromiso contigo mismo y no para el mundo exterior. Si quieres conocer acerca de técnicas modernas que facilitarían tu proceso de cambio, deja tu comentario abajo

Recuerda ¡Tú ya puedes lograrlo!