Hemos aprendido que prosperidad es todo aquello que se puede medir, cuán grande es tu casa, qué carro tienes, cuánto ganas, olvidándonos que hay otras cosas que no se ven pero que también pueden representarla.

Desde mi punto de vista considero prosperidad a la persona en que hoy me he convertido, porque si lo mido con un par de años atrás, me doy cuenta de mi crecimiento, ahora puedo ver todos mis logros y uno de ellos era hacer lo que hoy estoy haciendo, escribir mis artículos para un prestigioso periódico.

Cuando empiezas a ver y reconocer todas tus creencias limitantes, tomas consciencia de todos aquellos pensamientos negativos, para cambiarlos y a partir de ahí piensas y actúas de otra manera, esto lo llamo prosperidad.

Otra manera de identificar tu prosperidad es viendo que antes eras una persona mal humorada, que estuviste años en ese mismo proceso y que hoy eres más amable y dulce. Cada cambio que te haga ser y sentir mejor es un avance en tu camino, te hace próspero.

Aprendimos a medir nuestro crecimiento en base a todas las cosas materiales, pero que bonito es medir la prosperidad desde la otra cara de la moneda.

Para saber cuánto he prosperado en mi vida, hago un análisis, ¿Quién soy? ¿Estoy contenta con lo que estoy haciendo en comparación a años anteriores? ¿Sigo haciendo lo mismo que antes?  ¿Qué estoy haciendo hoy en la actualidad? ¿Soy paciente?

Estas preguntas me hacen comparar y sobretodo me conectan con mi percepción del ahora. De esta manera puedes darte cuenta de la riqueza que tienes en ti y que sueles no reconocer.

Puede ser que hoy en día no tienes la casa de tus sueños, el carro del año, una cuenta bancaria con seis cifras, no te preocupes porque a la medida que tu prosperidad interna crece, aumentan tus objetivos y todo lo que te propongas, trabajando con constancia y perseverancia vendrán a tu vida, en el lugar y momento indicado.

En la medida que aprecies tus logros actuales y en quien te has convertido podrás alcanzar todo lo que deseas. Ya eres un ser próspero y si no lo consideras así, es hora de hacer cambios ¡Tú ya puedes lograrlo!