Nuestra mente está creando sin parar pensamientos y estamos condicionados a estar enfocado en lo negativo. Para esto el PSYCH-K® me encanta  porque puedo trabajar mis emociones, éstas cumplen un papel importante porque si no se sanan ya sea a corto, mediano o largo plazo se pueden convertir en un problema más agudo.
Sanar mis emociones me hace bien y además no deseo quedarme con ellas, más si se que no conllevan a nada bueno, solo se manifiestan a través de nuestro cuerpo por ejemplo, cuando nos duele la cabeza, malestar de estómago.
Una herida mal curada puede reabrirse con el tiempo, lo que sería volver a repetir el proceso desde cero. Liberarse de las emociones es desprenderse de enfermedades y cargas innecesarias. Estas emociones pueden ser una tristeza, rabia, miedo, angustia.
¿Cómo lo hago?
Localizo primero la emoción que me está molestando en ese momento o me hace sentir mal.
Por ejemplo, tuve diferencias con alguien y me molestó. Entonces me voy a ese momento y ubicando el mal rato que me afectó, me conecto conmigo misma y trabajo la emoción. En este caso es la rabia, me libero de ella y a partir de ahí me pregunto cómo me gustaría sentirme.
Entonces me digo «Me siento tranquila y feliz». Todo esto a través de la técnica de PSYCH-K®.  Así mismo lo aplico a todas aquellas creencias limitantes que no me dejan llevar a cabo mi misión, sueño u objetivo.
De esta forma cada día trato de enfrentar mis esquemas mentales para liberarme de todas aquellas emociones que crea y piense que me afectan. También de mis creencias propias y adquiridas por el entorno.

 

Si yo cambio todo cambia, es por esto que al sanar la emoción nos ponemos en acción hacia lo que deseamos. No es una solución instantánea, es una herramienta puntual para temas específicos y que solo puede ser útil un problema a la vez.

 

Yo tengo la estrategia pero el cambio siempre debe venir de ti. Si estás interesado, contáctame y podemos hacer una evaluación que te ayude a identificar si ésta herramienta es para ti. No importa lo que desees alcanzar en la vida, recuerda que ¡Tú ya puedes lograrlo!